Blog

Freelance vs Autónomo

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Las vacaciones de verano se plantean como el contexto perfecto para que un futuro freelance de rienda suelta a su imaginación y espíritu emprendedor. Y es que a veces, contar con algo más de tiempo libre no implica querer desconectar. También están los que deciden dedicar parte de su descanso laboral a tirarse a la piscina (nunca mejor dicho) y escribir un nuevo capítulo en su devenir laboral.

Al final, lo cierto es que los meses estivales son el momento propicio en el que mucha gente decide plantearse arrancar una idea o proyecto de negocio propio. Muchos como actividad principal, apostando por ser sus propios jefes y otros como actividad complementaria o paralela a un trabajo por cuenta ajena como asalariados.

En este punto se plantean un sinfín de dudas en cuanto a cómo proceder de forma adecuada sin tener problemas con la normativa que regula el trabajo por cuenta propia. Dependiendo de la naturaleza de la actividad, sobre todo con el incremento de trabajos que se desarrollan de forma online (marketing, diseño gráfico, venta online), se empieza a plantear cierta confusión sobre los conceptos y las obligaciones a las que queda sujeta cualquier persona que decida desarrollar actividad por su cuenta.

Freelance, como muchos otros anglicismos, es un término que se ha convertido en habitual dentro del lenguaje empresarial en los últimos tiempos. Sin embargo, en el universo online, muchos intentan diferenciarlo del concepto de autónomo, uno más claro y convencional con el que existe mayor familiaridad.

Lo cierto, es que para elaborar este artículo hemos consultado la asesoría Ayuda-T Pymes especializada en Pymes y autónomos, según nos cuentan, la diferencia entre autónomo y freelance no existe, siendo freelance el término inglés para referirnos a un trabajador autónomo, es decir, que desarrolla actividad por su propia cuenta como medio de vida.

La figura de freelance, como tal, no está recogida en la legislación española, generándose cierta confusión respecto a su significado. Se usa como sinónimo de trabajador independiente, aunque se suele atribuir al hecho de realizar trabajos esporádicos por cuenta propia.

¿Qué significa 'ser freelance'?

Un trabajador freelance es aquella persona que realiza trabajos por cuenta propia y no es remunerado por terceros a través de un contrato laboral, sino que emite facturas por sus servicios. Un buen ejemplo de ello sería un fotógrafo de bodas, un periodista independiente o un asesor de marketing online para empresas. Pero también un electricista que trabaje en su propio negocio, un carnicero o el propietario y dependiente de una tienda de ropa.

 

Una persona que desarrolle trabajos como freelance no siempre tiene que ser autónomo, eso es cierto. Ambos términos se refieren al hecho de trabajar por cuenta propia. Coloquialmente hablando, a ser tu propio jefe. Aunque freelance suele asociarse a trabajos de determinada naturaleza, normalmente tecnológicos o desarrollados de forma online (diseño gráfico, marketing, bloggers, etc.), en realidad, ambos se refieren al hecho de desempeñar un trabajo por cuenta propia.

En España, cabe la posibilidad de trabajar por tu cuenta sin necesidad de darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). El alta en dicho registro determinaría que al trabajar habitualmente como autónomo, quedas obligado a cotizar a través de este sistema específico, al igual que cualquier empleado debe dirigir parte de su sueldo bruto a la cobertura de los costes de su cotización en la Seguridad Social.

La diferencia es que cuando trabajas contratado o por cuenta ajena, la empresa para la que trabajas se encarga de hacer de intermediario entre tú como empleado y la Seguridad Social, descontándote directamente del sueldo la parte que corresponde a tu cotización, según las condiciones de tu puesto y la normativa aplicable, e ingresándolo en el organismo.

Sin embargo, como te decía, hay personas que trabajan esporádicamente como freelance y no viven de su actividad por cuenta propia, sino que sólo suponen unos ingresos extra. En esta circunstancia, siempre que se cumpla el requisito de no habitualidad en el desarrollo de la actividad y no superando en ingresos el SMI, los freelance no tienen la obligación de registrarse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Eso sí, siempre y de forma ineludible, cualquier persona que trabaje por su cuenta y desarrolle actividad económica (es decir, que genere ingresos), debe inscribirse en el registro de Hacienda.

El alta en Hacienda se realiza a través del modelo 036 o 037, puedes hacerlo de forma telemática y te permite emitir facturas por los servicios que realices o ventas esporádicas. Al declarar la actividad como puntual, aunque no te des de alta como autónomo, tendrás que cumplir con una serie de obligaciones fiscales vinculadas a tu actividad por cuenta propia.

¿Cuándo debe convertirse un trabajador freelance en autónomo?

1. La actividad eventual se convierte en habitual

En el momento en el que la tarea del trabajador se repite en el tiempo, este tiene la obligación de darse de alta como trabajador autónomo para cotizar y garantizarse una serie de coberturas, como su futura jubilación.

2. Sus ingresos mensuales superan el Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

El máximo viene recogido en el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples. Debes tener claro que, aunque tus ingresos no superen el SMI, cuando se tu actividad se alarga en el tiempo como habitual, cabe la posibilidad de que tengas problemas o debas dar cuentas a la Seguridad Social por no estar cotizando como autónomo.

¿Qué pasos hay que dar para ser trabajador 'freelance'?

Siempre y cuando no se den las situaciones mencionadas en el punto anterior, sólo tendrás que darte de alta en Hacienda escogiendo el epígrafe correspondiente a tu actividad económica. La inscripción en el registro de actividades económicas de Hacienda no tiene ningún coste. Tampoco lo tendrá escoger uno o más epígrafes a la hora de darte de alta. Simplemente debes elegir aquellos que reflejen la naturaleza de tu trabajo.

En el caso de que el trabajo por cuenta propia se desarrolle de forma habitual, el freelance quedará obligado a tramitar su alta en la Seguridad Social. En este sentido, el trabajador además de rellenar el modelo 036 para darse de alta en la Agencia Tributaria, tendrá que realizar el registro en el RETA presentando el formulario TA.0521 para darse de alta en la Seguridad Social. Esta serie de trámites pueden realizarse de forma telemática, a través de las sedes electrónicas de Hacienda y la Seguridad Social usando un certificado digital.

Dudas habituales sobre el alta como autónomo

1. ¿Estoy obligado a darme de alta en la Seguridad Social si tengo pérdidas?

Aunque tu actividad no genere ningún tipo de ingreso y sólo pierdas dinero, la ley obliga a darse de alta como autónomo y cotizar si la actividad es habitual. Si llega una inspección y ve que te dedicas a esa actividad por cuenta propia de forma habitual, aunque tengas pérdidas, te obligarán a darte de alta desde el momento que estimen que deberías haberlo hecho, con carácter retroactivo. Perderás cualquier tipo de derecho a bonificaciones y estarás obligado a pagar un recargo importante por las cuotas atrasadas, más intereses de demora.

2. ¿Debo retener IVA e IRPF a todo el mundo?

No, el IRPF solo se agregará a la factura y se retiene cuando das servicio a un profesional o empresa. Si emites una factura para un particular, solo tendrás que añadir el 21% de IVA.

3. ¿Tengo que darme de alta si ya estoy trabajando como asalariado?

Se aplica el mismo criterio. Si trabajas por cuenta propia de manera habitual fuera de dicho trabajo, debes darte de alta en el RETA. Aun así, tendrás derecho a una bonificación en el pago de la cuota de la Seguridad Social, por estar cubriendo ciertas partes de tu cotización en tu puesto de trabajo por cuenta ajena.

Cuando la Ley de Autónomos entre en vigor a principios del próximo año, la Seguridad Social te devolverá de oficio el exceso de cotización sin que tengas que solicitarlo aunque, hasta el momento, aun debes pedirlo tú para que se te devuelva.

Fuente http://www.elmundo.es/economia/2017/08/02/5981eff7468aeb07788b4599.html

Copyright © 2018 Gestacon

Search